“Si lo puedes soñar, lo puedes hacer”.

Hay personas que que piensan que esa frase es una mierda ya que simplemente hay límites a lo que los seres humanos podemos hacer.

Yo comprendo esa respuesta. Yo solía responder a todo de esa manera. Yo solía ver únicamente las dificultades. Yo solía ver únicamente las maneras en las que las cosas no iban a resultar.

Estaba literalmente cegado por el miedo. Estaba cegado por un estrafalario sentido del orgullo que quería justificar mi existencia limitada.

No quería enfrentar el hecho de que podría estar haciendo más y que mi vida era menos de lo que podría ser.

Por eso me reía de frases como esa.

Siendo honesto, la verdad es que hay límites.

Sin embargo, si gastas tu tiempo enfocado en que “hay límites”, no vas a crear nunca el impulso que necesitas para hacer que en tu vida las cosas se transformen en realidad.

Si inmediatamente gravitas hacia lo que te limita y te mantiene atrás, atrás es donde te vas a quedar para siempre.

Si argumentas a favor de tus limitaciones ellas se transforman en tuyas y felicitaciones, ahora puedes vivir en esa caja.

Ahora puedes vivir en esa prisión que auto-definiste.

Como Dijo Theodore Roosevelt, tienes que mantener “Tus ojos en las estrellas y tus pies en la tierra”.

No te enfoques en los límites y márgenes, enfócate en ejecutar

Mantener tus pies en la tierra no es un recordatorio de que hay límites, es un recordatorio de que tienes que moverte, de que tienes que salir de lo virtual, de que tienes que ver las posibilidades disponibles para dedicarte a hacer y para transformar en realidad.

Renuncia ahora mismo a esos raros mecanismos mentales que te convencen de que las cosas no son posibles.

Renuncia ahora a esos raros mecanismos mentales que te sirven para persuadir a la gente de que preferiste elegir mantenerte inmóvil.

En vez de eso convéncete de que deberías estar realizando.

Anda a hacer lo que sabes que estás destinado a hacer.

-Tom Bilyeu.

Escucha el podcast