Barebacking, en su definición más básica, es el acto intencional de practicar sexo inseguro o sin protección; es decir, tener relaciones sexuales sin la supuesta protección de un condón.

Vale la pena señalar que barebacking como tal se considera como un fenómeno particular del gay hombre; de lo contrario, incluso el sexo reproductivo heterosexual calificaría como barebacking, dado su énfasis necesario en la eyaculación interna sin protección.

El impacto del VIH / SIDA en la comunidad gay masculina no es exagerado.

En su manifestación más temprana, la enfermedad se conocía como GRID, por Gay-Related ImmunoDeficiency (inmunodeficiencia relacionada con los gays).

Como se puede ver en esa designación inicial, desde el principio, el VIH / SIDA era visto como una enfermedad particularmente de gays ya que en sus primeros años parecía tener un efecto desproporcionado en la comunidad gay masculina. En la ausencia de una cura, el uso de profilácticos o condones fue visto como el principal medio de prevención; hasta el día de hoy, el uso del condón se considera el mejor medio para evitar el virus del VIH para las personas sexualmente activas.

Sin embargo, a mediados y finales de la década de 1990, se crearon terapias antirretrovirales efectivas que alteraron drásticamente la tasa de morbilidad de las personas diagnosticadas con VIH. Medicamentos recetados como zidovudina (AZT) y sus descendientes cambiaron el VIH / SIDA de una enfermedad que llevó casi inexorablemente a la muerte a una enfermedad crónica que aumentó las posibilidades de que los que viven con ella sobrevivieran durante varios años, incluso hasta la vejez.

Al mismo tiempo que las perspectivas médicas para el VIH / SIDA estaban cambiando, la actitud cultural hacia el VIH / SIDA también estaba cambiando.

También a mediados y finales de la década de 1990, la subcultura del barebacking estaba ganando popularidad, o al menos notoriedad.

El bareback es una práctica conscientemente antinormativa, y por lo tanto reside en el dominio de la disidencia sexual; solo tiene un significado práctico como respuesta al VIH / SIDA. Las relaciones sexuales sin protección antes del virus no necesitan nombre.

El barebacking se puede separar en varias subcategorías:

(1) los que practican el barebacking porque no tienen ninguna preocupación o consideración particular con respecto a su estado de VIH o el de sus parejas, sin una intención específica de contraer el virus;

(2) aquellos que practican el barebacking bajo el supuesto, por varias razones, de que la contracción del VIH es poco probable o imposible (este puede ser el caso, por ejemplo, con parejas monógamas VIH-negativas); y

(3) aquellos que practican el barebacking con la intención declarada de contraer el virus VIH. Estos últimos son conocidos coloquialmente en la comunidad barebacking como “cazabichos” (bugchasers), con el virus del VIH conocido como “el bicho”.

El barebacking, particularmente el de la variedad de “cazabichos”, se ha recibido con gran rechazo tanto dentro como fuera de la comunidad homosexual masculina. Aquellos que practican el barebacking han sido caracterizados como imprudentes, irresponsables y suicidas.

Por otra parte, algunos comentaristas han intentado comprender el bareback sin demonizar o patologizar a los miembros de esta subcultura.

Más allá del discurso filosófico y teórico, muchas jurisdicciones han instituido leyes que intentan restringir el abuso del barebacking criminalizando la transmisión del VIH bajo diversas circunstancias, generalmente bajo la condición de que la pareja infectada no revele su estado de VIH a la pareja no infectada. En algunos estados de los EE. UU. hay leyes que prohiben que las personas con VIH -que no divulgan su estado- tengan sexo con parejas no infectadas, independientemente de si la pareja no infectada se infecta como resultado de la interacción.

En la subcultura del bareback, el pene se conoce como “bare” (desnudo) o “raw” (crudo), enfatizando la ausencia de un condón o cualquier barrera entre los compañeros. La intimidad del contacto entre parejas desprotegidas y el poder del pene desnudo entrando en contacto directo con la pareja penetrada se ha teorizado como uno de los motivos, sino el motivo principal, para aquellos que realizan esta práctica.

En la actualidad y debido a la aparición de terapias profilácticas como el Prep, que igualan en protección a los preservativos pero son costosas y de difícil acceso, esta subcultura ha crecido y de a poco se ha ido alejando de la antinormatividad y la disidencia.

¿Qué piensan ustedes?

Deja tu comentario al final de esta página.

Escucha el podcast